¿Qué es un ataque DDoS?,¿Cómo nos puede afectar?

Un ataque DDoS es un tipo especial de delito cibernético en el que varios sistemas informáticos comprometidos atacan un objetivo, como un servidor, un sitio web u otro recurso de red, y por lo tanto, causan una denegación de servicio para los usuarios del recurso seleccionado. 

El flujo de mensajes entrantes, solicitudes de conexión o paquetes mal formados al sistema de destino lo obliga a ralentizarse o incluso a bloquearse y cerrarse, lo que deniega el servicio a sistemas legítimos causando lentitud a los usuarios.

Para llevarlo a cabo, los atacantes construyen redes infectando los ordenadores personales de cualquier usuario, conocidos como ‘botnets’, mediante la difusión de software malicioso a través de correos electrónicos, sitios web y redes sociales.

Una vez infectados, estos ordenadores pueden controlarse de forma remota, sin el conocimiento de sus propietarios, y usarse como un ejército para lanzar un ataque contra cualquier objetivo.

Arquitectura de Ataque DDoS

 

¿Quiénes son los agresores?

 

Individuos o grupos, activistas políticos, competidores… la lista de asaltantes es larga. Sus motivos para un ataque DDoS varían: extorsión, daño a competidores, o envío de señales contra decisiones políticas.

Sin embargo, el objetivo de los atacantes es siempre el mismo: quieren causar el mayor daño posible a sus víctimas.

Los ataques son cada vez más sofisticados para eludir los firewalls existentes, lo que implica que las empresas tengan que invertir cada año miles de millones en seguridad.

Prácticamente todas las organizaciones comerciales y gubernamentales están en riesgo debido a la creciente amenaza de los ataques DDoS.

Hackers Attack

 

¿Cómo te puede afectar un ataque DDoS?

Depende de cual sea el objetivo de los cibercriminales. Por ejemplo, en 2014 hubo dos ataques de este tipo a PlayStation Network y Xbox Live para que los usuarios de las consolas de Sony o Microsoft no pudieran jugar online durante las fiestas.

En 2016, la empresa norteamericana, DNS, fue atacada y esto impidió que las webs de todos los servicios que operaban con ella no funcionasen dejando a cientos de usuarios sin servicio en Twitter, Paypal, Play Station Network, Pinterest, HBO now, y Spotify entre muchas otras.

Cada año, más de un tercio de las empresas españolas sufren un ataque de este tipo y aumenta cada vez más.

El riesgo de ser víctima de un ataque DDoS, aislado o como parte de un ataque combinado, no parece que vaya a disminuir en un plazo de tiempo. La pregunta no es si una empresa u organización va a ser atacada, sino cuándo va a producirse ese ataque.